Skip to main content

Carrito

Foto: Pexels.com

Gimnasia facial. ¿Sabías que si realizas ejercicios faciales conseguirás resultados asombrosos? Nuestro rostro está formado por una gran cantidad de músculos. Así como perdemos elasticidad en nuestro cuerpo, lo mismo ocurre en la cara. Las consecuencias son una piel flácida que pronto tendrá arrugas o líneas de expresión.

La gimnasia facial nos ayuda a retrasar el proceso de flacidez. También, practicar estos ejercicios regularmente otorga al rostro un aspecto firme y reluciente. Lo mejor de todo es que es una opción natural donde solo usarás tus manos como herramienta. Tampoco requiere de mucho tiempo ni dinero, solo ganas de hacerlo.

También conocida como yoga facial, la gimnasia para la cara nos da muchos beneficios. Realizarla  correctamente y de forma continua activa la circulación sanguínea. Igualmente, aumenta la oxigenación de los tejidos, lo cual es vital para la regeneración de la piel. Es decir, contribuye a que se realice de forma normal el proceso natural de obtener células nuevas (cada 28 días) y por ende retrasa el envejecimiento.

Así como entrenamos el cuerpo, hacerlo con el rostro mantendrá  a tono nuestra piel por mucho más tiempo. Es una actividad que se puede realizar a cualquier hora del día. Aunque, lo más recomendable es hacerlo al finalizar la jornada. No dudes en incluir ejercicios para la cara en tu rutina de cuidado facial nocturna.

Foto: Pexels.com

Si no tienes idea cómo realizar gimnasia facial, aquí te dejaremos algunos consejos y ejercicios que podrás poner en práctica:

Tips:

  1. Para que consigas resultados debes ser constante. No bastará que lo hagas esporádicamente.
  2. Practica los ejercicios siempre de frente a un espejo. Así los realizarás de forma precisa.
  3. Antes de comenzar los ejercicios lava tu rostro con agua fría. Es un excelente reafirmante natural.
  4. Utiliza una crema hidratante para tu tipo de piel. También, puedes usar aceites naturales. Pero no olvides lavar tu rostro después.
  5. Realiza los movimientos suaves pero profundos. Siempre en forma ascendente.

Foto: Pexels.com

Ejercicios:

  1. Frente: Primero con las yemas de los dedos o los pulgares masajea desde el entrecejo bordeando las cejas hacia la sien (como estirando la piel). Luego, con los dedos sobre las cejas deberás subirlas y bajarlas con los dedos. Repite cada ejercicio 15 veces.
  2. Contorno de ojos: Empieza dejando la cara firme. Luego, sube la mirada y trata de cerrar los ojos. Ahora, con los ojos abiertos, trata de cerrarlos moviendo solamente el parpado de abajo (sin arrugar la frente). Repite cada uno 15 veces.
  3. Pómulos: Aquí deberás usar los nudillos de las manos. Estira y masajea desde la nariz hasta la sien. Repite 15 veces.
  4. Surcos nasogenianos: Con la boca cerrada recorre con la lengua 10 veces el interior de los labios en ambas direcciones. Ahora, con la boca abierta has una “O” muy cerrada y coloca los labios hacia adentro como tapando los dientes (estirando hacia dentro). Simultáneamente coloca las manos sobre el surco y estira hacia atrás. Mantén por unos segundos y repite 10 veces.
  5. Papada. Realiza masajes ascendentes en dirección hacia la barbilla. Repite 15 veces.

Disfruta de un 10% de dto.

Suscríbete a la newsletter, confirma tu email y disfruta de un 10% de descuento en tu primer tratamiento Geneva.

Acepto los Términos y Condiciones y la Política de Privacidad de la web de Geneva.
Acepto recibir ofertas y promociones comerciales de Geneva.
close-link

¡Esta semana no pierdas:
Diagnóstico gratuito!

Disfruta esta semana de un diagnóstico gratuito . Nuestros profesionales de la cosmética te asesorarán sobre tratamientos faciales, corporales, nutrición y wellness

Pide una cita gratuita ahora
close-link